Trayectoria profesional, académica, los cargos que ha desempeñado en la función pública, su trayectoria internacional, el detallede las conferencias que ha pronunciado en el país y en el exterior, sus publicaciones y en particular, información sobre Derechos Humanos, Ombudsman, Defensor del Pueblo, derecho al desarrollo, derechos de usuarios y consumidores, globalización y su actividad profesional actual.

378).-

“Una novedosa decisión judicial sobre solución extrajudicial de conflictos” nota a fallo, publicada en La Ley, 10 de agosto de 2011, página 11.

Con fundamento en la ley 26.589 (Adla, LXX-C, 2137), en virtud de la cual se prevé la posibilidad de reeditar la mediación, en tanto el Magistrado apreciara útil tal renovación de las negociaciones, éste dispuso la suspensión del proceso que tramitaba ante su Juzgado teniendo en cuenta que la Compañía Aseguradora demandada se encuentra adherida al régimen que estatuye la creación y funcionamiento del Defensor del Asegurado. Por ello encomendó al Defensor la citación de las partes a fin de profundizar la proposición de fórmulas a efectos de procurar la solución del conflicto. Dado que el Defensor del Asegurado no ha sido configurado como un mediador, sino como un árbitro, la aludida providencia fue precisada aclarando que la derivación efectuada debería ajustarse a las reglas impuestas para sustanciar los conflictos ante el Defensor del Asegurado.

La figura del Defensor del Asegurado se ha constituido en el primer Ombudsman sectorial corporativo creado a instancias de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros, con el apoyo de la Asociación de Aseguradores del Interior de la República. Así, el sector asegurador es el primero en la Argentina que ha impulsado la creación de un Defensor especializado para los clientes de sus Compañías. Su objetivo primordial es optimizar los estándares de calidad del servicio que presta a sus clientes, de forma tal que se mejoren las relaciones entre las partes contratantes de dicho comercio, es decir, la Compañía Aseguradora y su cliente, el asegurado.

Las notas peculiares que singularizan a esta figura son las siguientes: 1. se trata de una figura que ha nacido de la propia iniciativa privada; 2. el sistema es de libre adhesión ya que las Aseguradoras pueden o no adherirse al sistema, aunque una vez adheridas, la resolución que dicte el Defensor será de cumplimiento obligatorio para las mismas, si el asegurado la acepta; 3. el Defensor interviene en los reclamos formulados por personas físicas o jurídicas que hubieren celebrado un contrato de seguro con un asegurador adherente al sistema siempre y cuando la suma de dinero motivo de la controversia, directa o indirectamente, no sea inferior a $2000 (pesos dos mil) ni superior a $50.000 (pesos cincuenta mil); 4. el Reglamento que rige esta figura le ha otorgado la facultad de solicitar la información que requiera para resolver los casos de su competencia; las Compañías Aseguradoras adheridas al régimen y los mismos asegurados tienen la obligación de colaborar con sus requerimientos y proporcionarle toda la información que les sea solicitada; 5. el procedimiento es informal y gratuito para el asegurado, no exigiéndose el patrocinio letrado; 6. rige el principio de subsidiariedad por el cual debe agotarse previamente la vía administrativa interna ante la propia aseguradora antes de acudir el Defensor del Asegurado; 7. para el asegurado la resolución es obligatoria sólo si él la acepta en el plazo máximo de 10 (diez) días hábiles desde que le sea notificada; 8. la presentación de un reclamo ante el Defensor no limita el derecho del asegurado de acudir posteriormente ante la Justicia ni de desistir en cualquier momento del procedimiento y optar por otra vía administrativa o judicial; 9. se constituye en un árbitro entre las partes en conflicto; 10. el Defensor cuenta con 20 (veinte) días hábiles para dictar su pronunciamiento desde que el expediente se encuentre en condiciones para el pronunciamiento definitivo; 11. en caso que el Asegurador no diere cumplimiento a lo resuelto por el Defensor, el recurrente tendrá derecho a reclamar judicialmente la ejecución de la Resolución.

En el caso que me ocupa, el reclamo formal ante el Defensor fue presentado, junto a la prueba pertinente luego de la derivación judicial, el día 15 de abril último; inmediatamente se confirió traslado a la demandada la cual se presentó el 27 abril; luego de un nuevo traslado al recurrente quien volvió a presentarse el 13 de mayo, inmediatamente se iniciaron conversaciones entre las partes, siempre con la iniciativa del Defensor del Asegurado; mientras se realizaban esas tratativas el plazo para dictar resolución se mantuvo suspendido a instancia de las partes, quienes arribaron a un acuerdo concretado el 6 de julio; por dicho acuerdo, presentado ante el Defensor del Asegurado y ante el Juez interviniente, las partes superaron sus diferencias con reconocimientos mutuos. Es decir que, en poco más de dos meses y medio desde que las actuaciones se promovieron ante el Defensor del Asegurado, el conflicto fue superado evitando para ambas partes un largo proceso y acariciando el sueño de disminución de la litigiosidad judicial por medios extrajudiciales.

La importancia del pronunciamiento judicial de derivación al Defensor del Asegurado se proyecta en varias direcciones: la primera, una interpretación original, pionera y dinámica de la Ley de Mediación; la segunda, ofrece una alternativa novedosa para el fuero comercial que puede encontrar en esta propuesta un medio eficiente para descongestionar, en alguna medida, los atiborrados despachos judiciales; la tercera, permite que el acceso al Defensor del Asegurado no se limite sólo a las presentaciones efectuadas por los asegurados, sino que se expanda a las eventuales derivaciones judiciales. Cabe recordar que, aun en el caso que no se arribe a un acuerdo y el Defensor del Asegurado decida desechar la pretensión del asegurado, ello no le impedirá al actor proseguir con la causa judicial, puesto que, como ya lo he señalado en párrafos anteriores, la presentación ante el Defensor no limita ni condiciona la posibilidad de acudir, posteriormente, a la instancia judicial.

Y para completar un rápido repaso a las ventajas que ofrece la figura de este Ombudsman privado, que se podrían extender a otros sectores comerciales donde las desigualdades entre las empresas y los usuarios y clientes es harto evidente, resulta oportuno recordar que las últimas precisiones sobre el funcionamiento de la figura desde su creación en agosto de 2007 muestran que, sobre el total de reclamos presentados por los asegurados, se ha alcanzado la solución de esos conflictos en el 70 % de los casos, con las obvias ventajas para los asegurados que alcanzaron una satisfacción a sus reclamos y para las Compañías que evitaron un posible desenlace judicial. Cabe destacar que todas las Compañía Aseguradoras que resultaron desfavorecidas por las resoluciones del Defensor del Asegurado, por las cuales se acogieron favorablemente las pretensiones de los asegurados, han cumplido puntualmente con sus obligaciones.

El pronunciamiento del Dr. Héctor Osvaldo Chomer marca un sendero que podrán transitar todos aquellos que lo imiten.