Trayectoria profesional, académica, los cargos que ha desempeñado en la función pública, su trayectoria internacional, el detallede las conferencias que ha pronunciado en el país y en el exterior, sus publicaciones y en particular, información sobre Derechos Humanos, Ombudsman, Defensor del Pueblo, derecho al desarrollo, derechos de usuarios y consumidores, globalización y su actividad profesional actual.

372).-

“Un proyecto insuficiente”, publicado en el sitio Fundación Observatorio de los Derechos Humanos, 06 de octubre de 2009

 

Un proyecto insuficiente

Se conoció hace pocas semanas que el Poder Ejecutivo envió al Congreso de la Nación un proyecto de ley modificatorio del artículo 16 de la ley 24284, orgánica de la Institución del Defensor del Pueblo. Dicho articulo, en su actual redacción, prevé los ámbitos de excepción de la competencia del Defensor del Pueblo; entre esos se encuentran “los organismos de defensa y seguridad”.

La ley 24284, cuyo texto fuera sancionado en diciembre de 1993, luego de un periplo de 9 años desde la presentación del primer proyecto suscripto por los senadores Eduardo Menem y Libardo Sánchez, contempló algunas excepciones teniendo en cuenta que, como se puede advertir en el debate legislativo (1), se aspiraba a eliminar ámbitos conflictivos en cuanto al ámbito de acción del Defensor del Pueblo, tales como el Poder Judicial, el Poder Legislativo, la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (hoy Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) y los organismos de defensa y seguridad.

Como el Defensor del Pueblo de la Nación diseñado en esa ley no tenía compromiso con los derechos humanos sino sólo con la disfuncionalidad administrativa y además se incorporaba una institución novedosa, no se quiso introducir factores que pudieran obstaculizar la sanción del proyecto. Pero después de la sanción de la reforma constitucional de 1994 y por imperio del artículo 86, que sí lo ha comprometido con la protección y tutela de los derechos humanos, el Defensor del Pueblo pudo actuar en el ámbito que la ley le vedaba porque, como es obvio, la CN es superior y además posterior a la sanción de la Ley 24.284.

No trato aquí de descalificar ese proyecto pero sí de puntualizar que si era necesaria la incorporación de las Fuerzas Armadas y de Seguridad en el ámbito de competencia del Defensor del Pueblo, mucho más necesaria es la modificación de otros artículos que han devenido superados por la propia dinámica social. Asi, por ejemplo, se impone que la designación del Defensor del Pueblo de la Nacion se realice a través de un procedimiento participativo mediante concurso de antecedentes y oposición, tal como lo ha previsto la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos y la ley orgánica numero 3 que regula esa Institución en el ámbito local. Debe pues aquí modificarse la ley 24.284 y los legisladores nacionales, senadores y diputados, tienen la oportunidad histórica de transparentar la designación del Defensor del Pueblo de la Nación evitando así lo que ya se ha anunciado como una forma de controlar, desde el Gobierno, otro organismo de control. (2)

Referencias:

(1) Diario de Sesiones, Cámara de Senadores de la Nacion, sesión del día 21 de agosto de 1985, página 1327 y siguientes.
(2) Ver diario La Nación, http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1099980 y Maiorano, Jorge Luis: Crónica de una renuncia anticipada. El futuro de una Institución Constitucional, publicado en el sitio del Observatorio de los Derechos Humanos http://www.observatoriodelosderechoshumanos.org/modules.php?name=noticias&file=article&sid=1391

(*) Dr. Jorge Luis Maiorano
Primer Defensor del Pueblo de la Nación Argentina
Ex Presidente del Instituto Internacional del Ombudsman
Defensor del Asegurado